Macri – Cabandié – Solanas – Lozano, otra privatización de tierras

plan-maestro-tierras-legislatura-porteñaLa semana pasada, poco después de las elecciones, la Legislatura avanzó en varios de los proyectos de privatización del espacio público que el macrismo tiene en carpeta. Entre ellos, la instalación de bares en las plazas y parques de la Ciudad, y la venta de más de 40 inmuebles pertenecientes al Estado. Para poder aprobar estos proyectos, el PRO logró sendos acuerdos con las fuerzas “opositoras” : por separado, el Unen y el FpV se encargaron de garantizarle los votos suficientes a la derecha.

Entre quienes votaron con el PRO, se encuentran Julio Raffo, jefe de bancada de Pino Solanas, y María América González, del bloque de Lozano. Ya había un antecedente en el otorgamiento de los votos de Buenos Aires para Todos -la fuerza de Lozano- para que Macri pudiera designar una jueza en el Tribunal Superior de Justicia.

Los mentideros legislativos señalan la existencia de un acuerdo para el reparto de cargos en la Defensoría y otros organismos de la Ciudad para los diputados que cesen el próximo 10. Más allá de esta transa de cargos por votos, está claro que la descomposición del centroizquierda se ha agravado después del 27 de octubre.

Una ofensiva privatista

Ahora, el PRO espera poder avanzar con el llamado “Plan Maestro” que dispone la venta masiva de tierras en Lugano y Soldati para la especulación inmobiliaria, la construcción de mega-shoppings por parte de Irsa en Palermo y Caballito, y la privatización de una manzana entera para las productoras audiovisuales, entre otras leyes. El kirchnerismo obtendría, a cambio, la aprobación del proyecto para su propio “Polo Audiovisual” en la Isla Demarchi.

Pero el cogobierno en la Ciudad se extiende más allá de estas leyes, como se demuestra en el silencio mortal de los K frente al tarifazo del subte, ahora habilitado por la Justicia.

La defensa de intereses sociales comunes inhabilita a los bloques del FpV y el Unen a poder desarrollar una verdadera alternativa al macrismo en la Ciudad. El Partido Obrero está empeñado en una fuerte movilización para derrotar este paquete de leyes privatistas. El miércoles pasado, marchamos a la Legislatura junto a diversas organizaciones sociales y vecinales. El pacto en curso contra la Ciudad vuelve a colocar en el tapete la necesidad de desarrollar a fondo una oposición obrera, socialista y de izquierda a este cogobierno legislativo, que tendrá un gran pivote en la banca conquistada por el Frente de Izquierda.

Ezequiel D.