Naftazo para pagarle a Repsol

nafta-capitalEl nuevo gabinete debutó con otro aumento en el precio de las naftas.

Sólo en noviembre, la suba supera al 12%.

Más temprano que tarde, esa escalada reforzará la carestía en alimentos y en toda la canasta familiar.

El naftazo vino acompañado de otro anuncio: un acuerdo con Repsol, el gran vaciador de YPF.

En vez de investigar una década de desfalcos, el gobierno premiará a Repsol y a sus accionistas con dólares contantes y sonantes.

Y con áreas petroleras que ya fueron exploradas.

No es difícil sacar la conclusión: la plata para resarcir a Repsol saldrá de los trabajadores y consumidores.

Con estos tarifazos, el gobierno quiere ganarse el favor de los monopolios petroleros internacionales.

La oposición aplaude esta convocatoria a “inversores”… que no invierten nada.

Quieren financiarse con el bolsillo del pueblo, a costa de tarifazos.

Y desvalorizando el patrimonio nacional, a través de una devaluación.
El naftazo para salvar a Repsol es sólo la punta del ovillo del ajuste que preparan.

Después de haber socorrido a los privatizadores y a los buitres de la deuda durante una década, intentan otro rescate en favor de todos ellos.

Los opositores -de Massa al Unen- aplauden al gabinete ajustador.

Opongamos a este rumbo sin futuro una lucha de conjunto y un programa:

  • Ningún tarifazo. Nacionalización del petróleo y las privatizadas bajo control obrero, sin resarcimiento a sus vaciadores.
  • Doble aguinaldo y reapertura inmediata de las paritarias. Reajuste automático de los salarios con la inflación.
  • Basta de desfalco a la Anses: que sea dirigido por trabajadores y jubilados electos, para asegurar el 82% móvil.

Desarrollemos al Partido Obrero y al Frente de Izquierda como alternativa política, frente a los bloques políticos del tarifazo y el rescate a Repsol.