¡Que abran las urnas!

cordoba-fraudeCORDOBA

La lucha contra el fraude agrava la crisis política

La Cámara Nacional Electoral debe decidirlo

La Junta Electoral de Córdoba rechazó, en fallo dividido, el reclamo del Frente de Izquierda para que se abrieran las más de 2.500 urnas observadas durante el escrutinio definitivo. Nuestro reclamo obedece a que esas urnas contienen un porcentaje de votos nulos muy superior al promedio habitual. Gran parte de esos votos fueron anulados por haber sido sufragados con una boleta del Frente de Izquierda correspondiente a las Paso. Durante todo el domingo, verificamos que en diversas mesas “aparecían” esos votos incluso en el material proveniente del correo, revelando una clara operación de sabotaje en contra del Frente de Izquierda.

Aunque el mismo 27, y a pedido nuestro, la Junta Electoral emitió una resolución dando por válidos esos votos, la misma no llegó a la mayoría de los presidentes de mesa. Mientras tanto, punteros y supuestos “funcionarios judiciales” instruían a los presidentes para que los anulen, violando la propia resolución judicial. En nuestra presentación ante la Junta, describimos con lujo de detalles este operativo. El presidente de la Junta, Rueda, falló a nuestro favor, reconociendo que nuestro reclamo -abrir las urnas- era el único que garantizaba desarmar el fraude y que era deber de la Justicia proteger al elector. Los otros dos jueces, García Allocco y Bustos Fierro, trasladaron la responsabilidad al Frente de Izquierda por no tener el número suficiente de fiscales. De ese modo, convalidaron el fraude cometido, a pesar de contar con los recursos y el método para revertirlo (abrir las urnas y reconsiderar los votos considerados como nulos). Treinta años de “democracia” sólo sirvieron para perfeccionar la perfidia de un régimen político basado en la manipulación de la voluntad popular. El rechazo de la Junta a nuestro reclamo de apertura de las urnas ha sido apelado ante la Cámara Nacional Electoral. Como consecuencia de esta apelación, el escrutinio definitivo se encuentra suspendido.

Una lucha implacable que crece

La acción inmediata del Frente de Izquierda contra el fraude, con presentaciones judiciales, movilizaciones y una gran campaña a través de los medios y las redes sociales, se sostiene y crece. El pasado miércoles 6 se realizó una nueva y masiva movilización con la presencia de dirigentes nacionales del Frente de Izquierda. Por nuestro partido participó el legislador porteño electo Marcelo Ramal. El día anterior, una delegación encabezada por Néstor Pitrola, Nicolás del Caño, Juan Carlos Giordano, Rubén Sobrero, junto a los candidatos y apoderados del Frente de Izquierda, se entrevistó con el presidente de la Junta Electoral, el juez Luis Rueda.

Todas las acciones han sido acompañadas por los delegados opositores de VW, la Asamblea Malvinas por la Vida contra Monsanto, las que luchan contra los basurales en Bouwer y Juárez Celman, delegados de los hospitales y de la docencia, entre otros.

Está circulando un petitorio por la apertura de las urnas que es firmado masivamente. La presencia del Frente de Izquierda y la adhesión que recogemos han crecido con la lucha contra el fraude.

La lucha agrava la crisis política

El fallo dividido tiene más de una lectura, a la luz de la crisis política que ha dejado instalada la elección del 27.

El peronismo de De la Sota pasó de las pretensiones presidenciales a un esquema de supervivencia. Retrocedió un 3% respecto de las Paso y alrededor del 40% en relación a la elección de gobernador. El radicalismo, que se presenta como el ganador de la capital, sacó la mitad de los votos que obtuvo cuando Mestre se consagró intendente. La lista K no escapa a la debacle general del oficialismo: han salido terceros y, ahora, su segundo diputado, Gil, está cuestionado por las mismas implicancias del fraude.

Con la elección marginal de Juez, el centroizquierda desaparece del escenario político cordobés como alternativa para suceder a De la Sota. Las declaraciones de Juez luego de las elecciones plantean su posible integración al kirchnerismo cordobés, un armado sin principios ni perspectivas que se complementaría con Riutort, otra de las grandes perdedoras de la última elección.

La lucha contra el fraude al Frente de Izquierda en Córdoba ha acentuado todas estas tendencias previas y las ha profundizado. En primer lugar, imprimiéndole un nuevo impulso a la influencia del Frente de Izquierda sobre los trabajadores y la juventud. La emplearemos para impulsar un programa independiente y socialista contra el ajuste. La contracara es la crisis de los armados políticos patronales, que tiene otro punto agudo en los escándalos de la narcopolicía y los nuevos casos de gatillo fácil.

Nuevas movilizaciones acompañarán las presentaciones judiciales y avanzarán hasta la impugnación de los diplomas de los diputados surgidos con el fraude. El viernes que viene, dirigentes del Frente de Izquierda cordobés concurriremos a la capital y reclamaremos una audiencia con la Cámara Nacional Electoral, junto a los apoderados y dirigentes nacionales.

Lisandro Buendía y Eduardo Salas